Los elegidos. Gritaban con gran voz, diciendo: Salud a nuestro Dios







                                             Imagen de Internet



Enamorarse ¿de quién? ¿De una misma?
¿Te has mirado alguna vez en un espejo?
Con objetividad,
¿Qué ves, belleza interior o exterior?

¿Te has mirado en los ojos de un niño?
de esos niños que no son bellos
que solo tienen piel y huesos, 
¿Te has visto reflejada en esas gotas de lágrimas
para ver tu belleza o de aquel que amas?

En los ojos de esos niños
yo solo veo lágrimas de  una madre 
exprimiéndose  el pecho cuando lo amamanta
mientras mira las pupilas de su hijo que son su espejo
y ella ve su rabia en ese espejo (y da con la tristeza en el espejo)
su tristeza y al fin nuestra tristeza.

Pero no es ese espejo del que nos habla Mario Benedetti,
Él nos cuenta sobre amores y desamores.
pero en esta historia de espejos y reflejos,
en esta historia donde buscas el reflejo de tu alma,
solo encuentras coraje, hambre y rabia.    



De la Safor 

Comentarios

  1. Tremenda poesía. Muy bella y de una realidad muy triste en muchos países del tercer mundo. Mi felicitación a tus letras. Ingrid Zetterberg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras.
      Todos tenemos la obligación de denunciar esta triste realidad, en la medida de nuestras posibilidades. Un abrazo Ingrid Zetterberg

      Eliminar
  2. Extraordinaria poesía triste pero muy real. El mundo civilizado lo vemos muchas veces color de rosa, y a pesar de que aquí no estamos para tirar cohetes, esto no es nada para el sufrimiento de otros países y culturas.

    Besos Lasafor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Rafa Hernández, por esta ahí y por tu comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ASÌ ES! VEMOS POESÌA O REALIDADES. EXCELENTE PLANTEAMIENTO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  5. ReltiH... Una triste realidad. Gracias un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

AL TIEMPO LE PIDO TIEMPO Y EL TIEMPO; TIEMPO ME DA

Éxodo; 23, Nadie se presente a mí con las manos vacías